EL ALMA DE CHILE ESTÁ HERIDA DE MUERTE

•18 marzo, 2016 • 2 comentarios

A medida que pasan los meses y sigue la tramitación de la ley de aborto en la Cámara de Diputados el desconcierto y la irracionalidad se van apoderando de la opinión pública, de los poderes del Estado y del alma nacional. Si, el alma de Chile —una vez más—  empieza a sangrar por la violación de los Derechos Humanos.

05 de Enero de 2015/SANTIAGO Producción fotográfica sobre el aborto realizada  con un feto de plástico simulando 12 semanas de gestación según la agrupación InforAborto. FOTO:VICTOR PEREZ/AGENCIAUNO

05 de Enero de 2015/SANTIAGO
Producción fotográfica sobre el aborto realizada con un feto de plástico simulando 12 semanas de gestación según la agrupación InforAborto.
FOTO:VICTOR PEREZ/AGENCIAUNO

Durante más de 25 años me he dedicado a la defensa de la vida por nacer. He acompañado muchos embarazos complejos. Incluso donde los hijos han fallecido antes de nacer naturalmente. O bien, recién nacidos o algunas horas después. He estado en los partos y junto a sus madres. Así mismo, he acompañado a través del Proyecto Esperanza a mujeres que han abortado. Y tanto las primeras experiencias con niños que han llegado a fallecer, como las madres que han abortado, tienen en común la experiencia del dolor y el sufrimiento que tales situaciones provocan.

Sin embargo, ese dolor se hace distinto en la experiencia vital en cada uno de los casos. En efecto, las madres que han visto morir a sus hijos naturalmente sufren una inmensidad. Así también aquellas donde su hijo falleció durante el embarazo o el parto. Pero aquellas que abortaron tienen un dolor aún más complejo, pues algo de ellas muere, también, cuando han dado muerte a su propio hijo. Y aquellos cómplices pasivos y activos que han posibilitado el aborto también terminan sufriendo en su cuerpo y en su alma. Es imposible resistir indefinidamente ante la tortura y el asesinato. Decir lo contrario es pretender tapar el sol con un dedo.

Todo aquel que comete y practica un aborto se adentra en ese camino de autodestrucción de su propia humanidad. Al final, la culpa natural por tantas muertes causadas, más allá de toda racionalidad que pretenda excusar y justificar la muerte directa por aborto, termina siendo una fantasía. Lo que de verdad queda grabado a fuego es la muerte causada. La  tortura aplicada a un ser en gestación y absolutamente indefenso.

Entonces, sinceramente, me cuesta comprender que la solución del aborto sea el camino. En todos los casos, sea cual sea la causalidad, la muerte violenta de un hijo siembra muerte en la propia vida. Por qué razón, entonces, el gobierno a través de una ley cruenta se quiere deshacer de los problemas reales de la gente.

«Lamento profundamente que un gobierno, dirigido por una mujer que conoce de medicina y pediatría, haya llegado a poner por delante su ideología por sobre los intereses de la nación»— P. Fco. Javier Astaburuaga.

Así, uno se pregunta: ¿qué le pasa a nuestra sociedad para no ser capaz de acoger, contener y acompañar? ¿Acaso la última palabra la debe tener la muerte? ¿Cómo puede llegar a ser posible que una enfermedad se pretenda resolver asesinando a un niño indefenso en el vientre de su madre? ¿Está nuestra sociedad tan enferma que no permite el mas mínimo grado de racionalidad para comprender que toda vida humana es digna de vivirse? ¿Queremos una sociedad de perfectos y de sanos a todo evento, eliminando a los indeseables? ¿Por qué sumamos más dolor a la mujer que ha sido violada? ¿Por qué asesinar a niños sanos cuando puede estar en peligro la vida de la madre si el médico puede y debe intentar salvar a ambos? ¿Por qué un niño que viene con alguna enfermedad se le debe sentenciar ex profeso a la muerte? ¿Acaso los diagnósticos médicos son infalibles? ¿Cómo es posible que un médico general pueda decidir quien vive o quién muere? ¿Cómo puede ser posible que se admita una discrimacion arbitraria que no permita la objeción de conciencia a todo el equipo de salud? ¿Qué atribuciones se arrogan los parlamentarios para prohibir el legítimo rechazo a un crimen abominable y no respetar la Constitución  y las leyes en la defensa de la vida por nacer?  ¿Acaso los parlamentarios y ministros de estado de la NM se han atribuido las prerrogativas de “dioses” para decidir sobre la vida y la muerte?

En fin, las preguntas son infinitas cuando se pone por delante la muerte de un inocente y no la vida de ese ser humano que merece vivir. Lamento profundamente que un gobierno, dirigido por una mujer que conoce de medicina y pediatría, haya llegado a poner por delante su ideología por sobre los intereses de la nación. Y aun cuando se pretenda excusar, justificar o exculpar, los hechos son lo que son: ha legislado para asesinar niños indefensos en el vientre de su madre. Entonces no le creo su discurso en defensa de los derechos humanos, pues una mujer que vivió la tortura a causa de ideologías, hace exactamente lo mismo: vuelve a torturar y legitimar un crimen contra los derechos humanos en razón de una ideología. Lamento decirlo una vez más y lo digo con tristeza, pero creo que el daño que la hace al país es inconmensurable. Y tanto o más grave será lucrar con la muerte de seres inocentes, pues la industria del aborto reporta grandes ganancias en millones de dólares cada año.

La historia dará cuenta de que el aborto es un camino de muerte y el gobierno socialista de la NM con la confabulación de algunos sectores de la DC y del neo liberalismo, tendrán que rendir cuentas al país. Y no quedarán ajenos al juicio de Dios, pues la sangre de esos hijos asesinados —como la de los detenidos y desaparecidos— clamará justicia al cielo.

FUENTE

No dejéis de llorar …

•17 marzo, 2016 • Dejar un comentario

Screenshot (9)

SALAM ALEYKUM

Personas conscientes las hay, pocas pero las hay, que ven mas allá de una “simple foto”, que se ponen en el lugar de aquellos que sufren y que tratan de la peor manera, sintiendo una consternación de lo mas profunda, a estas les doy todo mi respeto, por eso os quiero compartir con todos ustedes la publicación de una bloguera que no conozco en lo mas mínimo, pero reconozco la bondad en su corazón.

Mas sin embargo para aquellos que no tienen corazón, que maltratan sin tener una pizca de humildad en su corazón, estas en algún punto pagaran el precio de lucrar y hacer sufrir a estas personas.

Que Dios resguarde a nuestros hermanos, InshaAllah.

ANGEL VAZQUEZ

No dejéis de llorar

Dos veces he vivido la experiencia más extraordinaria de mi vida. Sin empates, porque cada una de ellas lo ha sido en términos absolutos.

El momento en que un pequeño trozo de carne palpitante y asustada te toca por primera vez.

Su peso sobre tu pecho, su calor, olor y el tacto de esa piel frágil y aterciopelada.

Saber que, desde ese momento, nada ni nadie en el mundo te impedirá protegerlo. Eres todo lo que tiene y ella es todo lo que necesitas tener.

Hay fotografías que son literatura pura, como la de arriba.

Puedes perderte en cada pliegue de esos pequeños muslos, en las ‘pulseras’ de sus diminutas muñecas, en la curva de su espalda y en la imposibilidad de sostener la cabeza. Y puedes olerlo y sentir de nuevo el calor en el pecho, el temblor, el amor infinito y la desesperación por librarlo de todo mal.

Eso sucedió mientras leía la crónica de Mariangela Paone en El Español Y cuando me di cuenta, lloraba sin poder parar.

Y en esa necesidad que tiene la inteligencia de ser racional, busqué explicación. Todo el día lo hice, porque lloraba y me sentía ridícula. Porque sabía que no había nada que pudiera hacer por ese recién nacido, que era el peso de mis hijas sobre mi pecho. Porque sabía que lloraba para sentirme mejor, pero no podía hacer otra cosa.

Y me hablaron unos y otras y otros más, de Arabia Saudí y de los bombardeos de Putin, y de los Estados Unidos y de que en Siria están peor. Y me hablaron de calidad de vida y de que es imposible atender a todos y que Merkel lo ha hecho mal y que Grecia y que Macedonia y Turquía…

Y yo solo pensaba que es imposible que no fuéramos capaces de construir un campo de refugiados en Europa, donde poder permanecer tumbada con ese peso sobre el pecho, sintiéndote a salvo en un país que no está en guerra, en un continente que es rico, en una sociedad que respeta los Derechos Humanos, entre seres humanos que han evolucionado tanto que se esfuerzan por cuidar a sus viejos y enfermos, aunque ya nada productivo aporten a la tribu.

Y entendí que hay que seguir llorando tantas veces como sea preciso, porque el día que no sintamos el impulso de hacerlo dejaremos de ser ricos, de estar en paz, no continuaremos evolucionado ni nos importará no dejar a nadie atrás. Ese día dejaremos de estudiar para encontrar la cura a una enfermedad y de esforzarnos por llegar a las estrellas, porque todo lo que ha hecho de valor el ser humano en su historia, empezó en la necesidad de proteger ese pequeño trocito de carne.

Ese día la humanidad comenzará su extinción.

Así que gracias Alberto (@pmarsupia) por ese TL empecinado, machacón y repetitivo. Gracias Mariangela (@mapaone ) por ese artículo y tantos otros que has escrito.

No dejéis de llorar. Es la manera en que tu cerebro (sí, tu cerebro, no tu corazón), te anima a hacer algo para remediar lo que tanto te hace sufrir. Cada uno encontrará su propio modo de hacerlo.

NOTA: No tengo permiso para usar esa imagen, no sé si lo necesito. No quiero infringir ninguna norma, ni tengo ánimo de lucro alguno. Por ello mantengo el pie de foto donde se cita al autor (creo) y he enviado un mensaje al medio del cual la he obtenido para que me den permiso/instrucciones para obtenerlo.

Si no puedo colgarla, la borraré, pero necesitaba que la vierais.