Enojado y aislado: Los últimos días de Trump en la Casa Blanca 🇺🇸

“Vamos a marchar por la Avenida de Pensilvania”, exhortó el presidente Donald Trump a sus seguidores antes de que se dirigieran hacia el Capitolio de EEUU la semana pasada, diciendo que iría con ellos. No lo hizo, y lo que se desarrolló fue una ruptura mortal de la ciudadela de la democracia estadounidense que ha dejado al mundo de Trump desmoronándose en los últimos días de su presidencia.

Trump había querido unirse a los miles de seguidores incondicionales que se reunieron ante el Capitol el 6 de enero. Dijo a sus asistentes en los días previos a la manifestación que planeaba acompañarlos para demostrar su ira hacia el Congreso que se movía para certificar la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones de noviembre.

Pero el Servicio Secreto le advirtió que los agentes no podían garantizar su seguridad si seguía adelante, según dos personas familiarizadas con el asunto. Trump cedió y, en cambio, se refugió en la Casa Blanca para ver imágenes de televisión de los disturbios que se le acusa de provocar.

El asalto al Capitolio de EEUU dejó cinco muertos, incluido un oficial de policía, y amenazó la vida del vicepresidente Mike Pence y miembros del Congreso, hiriendo profundamente lo que quedaba de la presidencia de Trump antes de la toma de posesión de Biden el 20 de enero.

El discurso enérgico y lleno de quejas de Trump desde el Parque Ellipse, cerca de la Casa Blanca, fue un foco central que animó a sus seguidores a dirigirse y asaltar el Capitolio y llevó a la Cámara de Representantes a proceder a su juicio político por incitar a la insurrección.

Con la votación del miércoles, Trump se convirtió en el primer presidente en la historia de EEUU en ser acusado dos veces, y 10 de sus compañeros republicanos se unieron a los demócratas para denunciarlo.

Pero parece poco probable que lleve a su destitución antes de que finalice su mandato, ya que no hay planes para convocar una votación en el Senado liderado por los republicanos, que es el único que tiene el poder de destituirlo. Aun así, la reprimenda sin precedentes de la Cámara culminó una semana que ha sido peligrosamente inestable incluso para una presidencia donde el caos ha reinado durante mucho tiempo.

Los últimos días de Trump en la Casa Blanca han estado marcados por la rabia y la agitación, dijeron varias fuentes. Vio parte del debate sobre el juicio político en la televisión y se enojó con las deserciones republicanas, dijo una fuente familiarizada con la situación.

Trump ha sufrido una ruptura repentina con su vicepresidente, la partida de altos asesores asqueados, su abandono por parte de un pequeño pero creciente número de legisladores republicanos, la pérdida de su querido megáfono de Twitter y la prisa de las corporaciones y otros para distanciarse de él y sus negocios.

Reuters habló con más de una docena de funcionarios de la administración Trump. Describieron un círculo cada vez más reducido de asistentes leales que luchan por contener a un presidente cada vez más irritable, enojado y aislado, uno que aparentemente todavía se aferra a afirmaciones infundadas de fraude electoral, y por mantener la Casa Blanca en funcionamiento hasta que Biden asuma el poder.

“Todo el mundo siente que está haciendo el mejor trabajo posible para mantener todo en funcionamiento hasta que Biden se haga cargo”, dijo a Reuters un asesor de Trump bajo condición de anonimato.

La Casa Blanca se negó a comentar sobre esta historia.

El Servicio Secreto se negó a comentar sobre el supuesto deseo de Trump de ir al Capitolio el 6 de enero.

ENFOQUE EN LOS PERDONES

Incluso cuando Trump ha pasado tiempo desahogándose con sus ayudantes y confidentes, un tema tangible en el que se ha centrado es cómo aplicar su poder de perdonar antes de que finalice su mandato, dijeron tres fuentes de la Casa Blanca.

La pregunta más importante es si se otorgará un perdón sin precedentes a sí mismo, además de a sus familiares, antes de dejar el cargo.

Si bien Trump no ha manifestado públicamente su intención de dar un paso que, según algunos analistas legales, podría ser ilegal, un funcionario de la Casa Blanca dijo a Reuters: “Lo he estado esperando”.

Las posibilidades de que Trump hiciera un movimiento tan polémico pueden haberse multiplicado debido al alboroto por su discurso del 6 de enero en el que instó repetidamente a sus seguidores a “luchar” por él. Algunos expertos legales dicen que esto podría exponerlo a demandas o incluso cargos criminales.

Al Manar en español

~ por "SOLO QUIEN NO DA LA ESPALDA A LA VERDAD PUEDE ENCONTRARLA" en 19 enero, 2021.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .