Un número de la revista The Ecologist destruído en 1998, II.

 

Continuamos. Hablamos de transgénicos, el cultivo de alimentos transgénicos, está prohibido en 10 países de la Unión Europea: Francia, Alemania, Austria, Grecia, Luxemburgo, Irlanda, Polonia, Hungría, Italia y Bulgaria.

Continúo con la información del número: Vol 28/ Nº5, Sept/Oct 1998, de la revista inglesa The Ecologist. Como hemos visto en el artículo Un número de la revista The Ecologist destruído en 1998…” este número, dedicado íntegro a exponer asuntos ocultos de los transgénicos y de la empresa Monsanto, fué destruído en las imprentas (14000 ejemplares) por miedo a las presiones de Monsanto. Pero los editores tuvieron el acierto de enviar copias de los documentos a España, a asociaciones críticas con estas cuestiones de ocultamiento de la información, y se juntaron y publicaron este número en español. Esta es la portada y este es el sumario.

En el anterior artículo aparecen los documentos de algunos de los artículos de la revista, continuamos con otros, en algunos de ellos he recortado unos pequeños espacios dedicados a publicidad que contenía la revista, por razones obvias, al menos para mí, no creo que deba dar paso a la publicidad:

Artículo: Escondiendo al público las informaciones comprometidas. Accede aquí. Este artículo es de una sola página, pero la información se complementa con los otros artículos que enlazo abajo. Es curioso: este artículo narra una situación en la que un grupo de investigación iba a publicar un libro de tóxicos y ética, pero recibiendo la presión de Monsanto, la edición se detuvo. También se habla en este artículo sobre la hormona de crecimiento bovino y de como “…Tres científicos británicos que analizaron para Monsanto la rBGH, descubrieron que esta hormona producía un incremento de pus y de bacterias en la leche mucho más alto que el difundido por Monsanto a partir de los mismos datos. Según los científicos, Monsanto trató de impedir la publicación de su investigación.” En el artículo anterior se facilitaba un corto video que hablaba precisamente de este tema. Os recuerdo que en Europa, Canadá y muchos más países la hormona de crecimiento bovino está prohibida, afortunadamente.

Otro artículo: “Como escucha Monsanto otras opiniones”, hace alusión con su título, a la estrategia de marketing de la empresa en la que decía que Monsanto se prestaba a un debate abierto. Dos páginas: Aquí 1 y aquí 2. Este artículo trata precisamente en profundidad lo que aconteció con el trabajo de los periodistas del video sobre la hormona de crecimiento bovino que enlazaba arriba. Estos periodistas habían hecho un trabajo de investigación de un año de trabajo, y la presión de Monsanto (ya llevamos 3 ejemplos) y dinero se supone de por medio, hizo que al final no se emitiera lo que habían descubierto, osea que le dijeran a sus congéneres en su país que la leche que estaban dando a sus hijos y a ellos mismos era un peligro. Monsanto lo sabía, pero aún así lo ocultó. Eso sí, pudo ocultarlo en su país, pero en un continente entero y muchos otros países, la hormona de crecimiento bovina está prohibida.“…Nadie se sorprenderá al saber que las poderosas empresas pueden intimidar a las cadenas de TV para que reescriban las noticias, pero este caso ofrece un muestrario inusualmente detallado de tácticas de intimidación y de su efecto en una cadena de informativos.” …“«Mediante anuncios en la prensa británica, Monsanto prometió proporcionar a los lectores las direcciones de portavoces ecologistas críticos con la industria alimentaria. Resultaba extraño que una empresa diera publicidad gratuita a sus oponentes. Monsanto proclamó, «consideramos que la alimentación es tan importante que todo el mundo debe poder conocer lo que quiera sobre ello». Pero la declaración de que era una compañía abierta y transparente provocó risas huecas al otro lado del Atlántico»”

Así puedes entender cómo ha actuado esta empresa. La siguiente frase que se podría escribir a continuación te la dejo a ti para que reflexiones por qué, SI, es necesario que todo el mundo conozca lo que está pasando con esta empresa, justo como decía Marie Monique-Robin, la autora del documental y libro “El Mundo según Monsanto”: «Todos los ciudadanos del mundo deben tomar conciencia de lo que está ocurriendo con la alimentación». También te recomiendo que informes, y compartas información, y si tuvieras un familiar, un nieto, un hijo, o un amigo que está pensando en dejarle su curriculum a esta empresa, hazle saber con qué tipo de empresa se está poniendo en riesgo a trabajar. Si fuera mi caso te lo agradecería eternamente, por no dejarme participar en un plan que los trabajadores no conocen, pero que tiene tanta información obvia de los daños que ha producido que no se puede tapar. Descargáos los documentos, ni me pidáis permiso para publicar parte de estos artículos, y los documentos; están a total disposición, como bien comprendes. Lo facilito más: utiliza abajo del texto el servicio de “comparte” y lo envías y reenvías masivamente. MASIVAMENTE.

Para completar la información otro artículo: “Hormonas de crecimiento bovino”; en cuatro páginas: Uno, Dos, Tres y Cuatro.

Bueno, que os vaya bien, os dejo con el documental “El Mundo según Monsanto” en español (doblado). Son 11 videos, este es el primero, para acceder a los demás puedes hacerlo también a través del canal de video Semillas y Salud: www.youtube.com/user/semillasysalud

Recomiendo verlo en modo “pantalla completa” (presionando en la barra de abajo del visor en la esquina del lado derecho).

Pongo este documental muy explicativo sobre el tema de los transgénicos.

El Mundo según Monsanto – The World According to Monsanto.

«Todos los ciudadanos del mundo deben tomar conciencia de lo que está ocurriendo con la alimentación» (Marie-Monique Robin).

Pongo el original subtitulado en español, y más abajo lo pongo en español (doblado). Y más abajo un texto que resume esta situación para entenderla en pocos minutos con un video muy corto explicativo.

El documental subtitulado, al principio tiene una entrevista previa al documental de unos minutos en los que no lo está.

Hace tiempo que ciertos grupos se dieron cuenta de que controlando la alimentación su poder podía aumentar, y sus ideas las pusieron en práctica. La Fundación Rockefeller, de la familia que ha llegado a monopolizar el 90% del petróleo en el siglo pasado, se dió cuenta de esto y fué la principal propulsora de la “Revolución Verde”, osea la revolución de químicos, muchos prohibidos ya pero que aún se siguen utilizando en agricultura, y alfombrados de monocultivos. Pronto Monsanto, que había sido una empresa química y productora de armamento, seleccionó uno de sus productos que también había sido utilizado como arma: el herbicida glifosato, e inventó una planta capaz de resistir a ese herbicida, ahí se le abrieron los ojos relampagueando por un instante y vió el filón que eso representaba; se decidió a hacer lo que nunca en la historia se había hecho: patentar una semilla. Como si fuera un nuevo invento para que nadie se aprovechara de él. Lo de patentar semillas se ha extendido que no veas. Ahora el cultivo transgénico mayoritario en este pedazo de tierra y agua llamado planeta tierra dando vueltas flotando en medio del universo, es la soja transgénica roundup ready resistente al herbicida glifosato. Esto es como decir: “Bueno voy a plantar lechugas sanas para comer, para que no salgan malas hierbas voy a rociar alrededor de las lechugas un cargamento de arsénico así me evito tocar “la azada”, bien, esto le da mucho dinero a Monsanto, pero claro el glifosato es muy tóxico y la soja transgénica contiene grandes cantidades de glifosato; así, donde quiera que encuentres a un científico serio, te dirá que la soja transgénica provoca esterilidad, alta mortalidad infantil, etc, etc. (Véase CRIIGEN, Testbiotech, Serallini, Irina Ermakova, entre otros.)

Diciéndolo así puede que quede más claro, lo que está pasando en la alimentación, que en absoluto es una broma.

Pero además de esto es como decir también: “Bueno, para que todos planten mis lechugas rociadas de arsénico (y yo ganar más dinero, para comprarme otras lechugas, porque está claro que las que he plantado yo con arsénico no me las voy a comer después de todos los documentos que tengo sobre los daños que producen que he destrozado y tirado bien lejos) voy a hacer estrategias comerciales para que suban el precio de todas las lechugas normales y los agricultores se vean abocados a cultivar mis lechugas Arsénico Ready. A los científicos como Putzsai, Serallini, e Irina Ermakova los voy a intentar sobornar con el dinero que he hecho y si no funciona voy a intentar que se queden sin fondos para seguir investigando, voy a financiar el 80% de la campaña de Obama y su  oponente y así me aseguro de que mande quien mande, mis lechugas mandan.” Ah y voy a infiltrar la FDA que es la agencia de seguridad de los alimentos de Estados Unidos, voy a aprovechar pongo a Donald Rumsfeld a cargo de Nutrasweet, aprobamos el aspartamo, endulzande artificial, compro toda la industria del tóxico aspartamo y pa´lante” Pero además es que voy a infiltrar la EFSA en Europa, voy a crear lobbies transgénicos por todos lados y voy a intentar utilizar a España para que me aprueben mis lechugas en Bruselas, porque al fin y al cabo, ¿Acaso no consumen ya su ganadería mis lechugas? porque tienen que importar para sus piensos las materias primas (como soja y maíz), porque por las estrategias del mercado los agricultores de este país quedaron fuera de la producción de dichas materias primas (maíz para piensos).”

Y entonces luego te puedes encontrar con que las administraciones, los cultivos, etc, están bailando al ritmo de lo que marcan las transnacionales de la agroindustria creyendo sin cuestionarlo lo más mínimo, quizás sea porque estas empresas gastan más de 500 millones de Euros en influir en las políticas sobre los transgénicos. Eso que se sepa, porque lo que todos entendemos es que no se hacen públicos los sobornos, y colocar por ejemplo a cargo de la dirección de la EFSA a un directivo del ILSI, el mayor lobby pro transgénico de este planeta. Se gasta mucho más está claro.

Un enlace sobre estas estrategias publicado en un periódico inglés, (está traducido con traductor en línea, aunque no traduzca del todo correctamente se puede entender)

Así va más o menos la cosa. Luego también podría decir, “Vaya una gamba ha metido el director de promoción de mis productos en España en la radio, hemos quedado como una pandilla de peligrosos agricultores jugando con la salud del público e intentando monopolizar el negocio de las semillas a nivel mundial…

Comparte esta información masivamente si quieres, anda. A ver quien es quien decide en última instancia qué es lo que comes.

Un saludo suscríbete gratis al blog, arriba a la derecha.

Sigue informándote para evitar los transgénicos. Atención a la soja y al maíz transgénicos, y también a los piensos para los animales, que van cargados de transgénicos. Buscad alimentos que no contengan transgénicos o hayan sido alimentados sin transgénicos. Suscríbete arriba a la derecha para recibir gratis por correo electrónico los nuevos artículos de este blog. Y comparte información porque eso también hará que lleguen menos transgénicos a tu plato y al de tus cercanos. Si tienes hijos, infórmate de todo esto por el legado que vas a contribuir a dejarles. Si tienes este pensamiento ya, amplíalo y piensa en todos los niños aunque no sean tus hijos.

 

FUENTE DE LA INFORMACIÓN:

semillasysalud

~ por ANGEL VAZQUEZ en 24 enero, 2011.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.183 seguidores